Sugerencias para la compresión



Al comprimir vídeo, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Trabaje con el vídeo en el formato nativo del proyecto hasta el resultado final.
Si convierte un formato de vídeo digital precomprimido a otro formato como FLV o F4V, el codificador anterior puede introducir ruido de vídeo. El primer compresor ya ha aplicado su algoritmo de codificación al vídeo, reduciendo su calidad, su tamaño de fotograma y su velocidad. Dicha compresión también puede haber introducido irregularidades digitales o ruido. Este ruido adicional afecta al proceso de codificación final y puede ser necesaria una velocidad de bits superior para codificar un archivo de buena calidad. Utilice imágenes sin formato o las secuencias menos comprimidas disponibles.

Intente que el vídeo sea lo más corto posible
Recorte el inicio y el final del vídeo y edítelo para eliminar todo el contenido innecesario.

Ajuste la configuración de compresión
Si comprime la secuencia y obtiene un buen resultado, intente modificar la configuración para reducir el tamaño del archivo. Pruebe la secuencia y modifíquela hasta conseguir la mejor configuración posible para el vídeo que esté comprimiendo. Todos los vídeos cuentan con distintos atributos que afectan a la compresión y al tamaño de archivo; cada vídeo necesita su propia configuración para obtener los mejores resultados.

Limite los efectos y el movimiento rápido
Limite el movimiento si le preocupa el tamaño del archivo. Todo movimiento, en especial el que implica muchos colores, supone un aumento del tamaño del archivo. En este sentido, los movimientos de cámara y la utilización del zoom irregulares no son positivos. Algunos efectos incrementan el tamaño del archivo debido a la información que agregan al vídeo. Por otra parte, algunos efectos, como por ejemplo los desenfoques, se pueden utilizar para hacer disminuir el número de bits en un archivo comprimido.

Seleccione las dimensiones adecuadas
Si el público al que va dirigido el vídeo dispone de una conexión lenta a Internet (por ejemplo, módems telefónicos), reduzca las dimensiones del vídeo (por ejemplo, 160 x 120 píxeles). Si la audiencia cuenta con conexiones rápidas, puede aumentar las dimensiones (por ejemplo, 320 x 240 píxeles).

Seleccione una velocidad de fotogramas adecuada
Seleccione la velocidad de fotogramas adecuada (fps). Si tiene un clip con velocidad de bits más alta, con una velocidad de fotogramas más baja se puede mejorar la reproducción mediante ancho de banda limitado. Por ejemplo, si va a comprimir un clip con poco movimiento, al reducir la velocidad de fotogramas a la mitad probablemente ahorrará sólo un 20% en la velocidad de bits. Sin embargo, si comprime vídeo con mucho movimiento, la reducción de la velocidad de fotogramas tendrá un mayor efecto en la velocidad de datos.

Dado que el vídeo ofrece una mejor calidad de visualización con una velocidad de reproducción de fotogramas nativa, déjela alta si así lo permiten los canales de transmisión y las plataformas de reproducción. Para la entrega por Web, obtenga esta información de su servicio de alojamiento de sitios Web. Para dispositivos móviles, utilice los ajustes preestablecidos de codificación específicos del dispositivo y el emulador de dispositivo disponible mediante Adobe Media Encoder . Si debe reducir la velocidad de fotogramas, los mejores resultados se obtienen al dividir la velocidad de fotogramas por números enteros.

Nota: Cuando se crea un vídeo para Flash, si crea un archivo SWF con vídeo integrado, la velocidad de fotogramas del clip de vídeo y del archivo SWF debe ser la misma. Si utiliza velocidades diferentes, la reproducción puede resultar incoherente.

Elija un número apropiado de fotogramas clave
Cada fotograma clave es un fotograma que se procesa al comprimir el vídeo. Por lo tanto, cuanto más frecuentes sean estos fotogramas clave, mejor será la calidad de la secuencia. Ahora bien, cuanto mayor sea el número de fotogramas clave, más grande será el tamaño del archivo. Si selecciona 30, se procesará un fotograma clave de vídeo cada 30 fotogramas. Si selecciona 15, la calidad será mayor, ya que se procesará un fotograma clave cada 15 fotogramas y los píxeles de la secuencia serán más precisos con respecto al original.

Reduzca el ruido
El ruido (píxeles repartidos por la secuencia) aumenta el tamaño del archivo. Para reducir el tamaño del archivo de vídeo, reduzca el ruido con ayuda del editor de vídeo. El uso de más colores sólidos en el vídeo también reduce su tamaño de archivo. Puede utilizar el filtro de desenfoque gaussiano para ayudar a reducir el ruido.

Sugerencias para la compresión de archivos de audio

Deben tenerse en cuenta los mismos aspectos para la producción de audio y la de vídeo. Para obtener una buena compresión de audio, debe comenzar con un archivo de audio sin distorsión y artefactos audibles introducidos desde la grabación de origen. Si desea codificar material procedente de un CD, intente grabar el archivo utilizando la transferencia digital directa en lugar de utilizar la entrada analógica de una tarjeta de sonido. La tarjeta de sonido introduce una conversión innecesaria digital a analógico y analógico a digital que puede crear ruido en el audio transferido. Existen herramientas de transferencia digital directa para las plataformas Windows y Macintosh. Si debe grabar desde un origen analógico, utilice la tarjeta de sonido disponible de más calidad.

Nota: si su archivo de audio de origen es monoaural (mono), se recomienda que codifique en mono para utilizarlo con Flash. Si está codificando con Adobe Media Encoder y utiliza un ajuste preestablecido de codificación, asegúrese de comprobar si dicho ajuste se codifica en estéreo o mono, y seleccione mono si es necesario.